El fraude atenta contra el Obamaphone “plan de celulares pagados por el gobierno”

ObamaphoneMiami, Florida, Dic 02/13. Al presidente Barack Obama le llueve sobre mojado. No bastan los problemas del plan de salud, llamado Obama Care, ahora una corriente republicana apunta al plan de celulares gratis y servicio de comunicación, todo pagado por el gobierno por medio del programa Lifeline, para las personas mayores de escasos recursos, muchos de ellos beneficiarios del Medicare y Medicaid.

Y es que los republicanos no necesitan mucha ayuda para su ataque al plan de teléfonos subsidiados. Se han detectado posibles fraudes en el uso de los teléfonos y algunos proveedores. El problema ha llamado la atención de muchos ciudadanos americanos que critican el hecho de que algunos de estos aparatos de comunicación se encuentran en las manos equivocadas. Es decir, están siendo usados por familiares y amigos cercanos de los beneficiados del plan.

Lo que comenzó con un bajo presupuesto en el año 2008, cerca de $800 millones de dólares, hoy supera la cifra de más de dos mil doscientos ($2,200) millones de dólares. Cerca de seis millones de personas reciben el plan, pero según una publicación de The Wall Street Journal, al menos la mitad de las personas parecen no ser elegibles para el plan, y muchos no respondieron al programa de verificación o recertificación para seguir recibiendo el servicio de comunicación.

El programa de celulares gratis ofrecido por el presidente Obama es similar al iniciado en el año 1984, con la diferencia de que el primero era para teléfonos fijos o residencial. El objetivo es que las personas que no pueden pagar un servicio de teléfono se mantengan en comunicación con sus familiares y sus médicos.

La Comisión Federal de Comunicaciones, conocida por sus siglas en inglés como la FCC, ha iniciado una avanzada para obligar a los proveedores del servicio a ser más diligentes en la verificación y calificación de los aplicantes. Con esas medidades se espera eliminar hasta un 15%  de las aplicaciones fraudulentas, pero la FCC ha encontrado que un 41% no ha respondido a la solicitud de verificación.

En Estados Unidos cada usuario de teléfonos inalámbricos paga $2.50 para subsidiar el servicio gratis de Obamaphones a otras personas. Las empresas proveedoras reciben un pago de $9.95 por cada línea. La crítica fuerte que recibe el plan es por la falta de acción para detectar y controlar el uso indebido del servicio por parte de personas que pueden pagar un servicio de teléfono celular, pero prefieren usar el teléfono asignado a sus padres, hermanos y amigos.  Simplemente porque es gratis y es pagado por otros ciudadados.

Es posible que el programa no sea elimando durante la administración demócrata, pero la realidad es que estamos matando la gallina de los huevos de oro!

Debemos decirle NO al fraude del Obamaphone y denunciar a los que están contribuyendo con la muerte del programa. Hay muchas personas que sí necesitan de un celular o servicio de comunicación gratis para casos de emergencia y comunicarse con familiares cercanos. Tambien hay que denunciar a las empresas proveedoras que facilitan el esquema de fraude.

%d bloggers like this: