Caracas vivió nueva jornada de violencia con manifestante en llamas y otro muerto

Un manifestante venezolano se prendió en llamas cuando otro manifestante lanzó gasolina a una moto de la Guardia Nacional, durante las protestas contra Nicolás Maduro el 3 de mayo de 2017

Venezuela – Un manifestante en llamas, otro bajo las ruedas de una tanqueta, una multitud huyendo de militares en motos que lanzaban bombas lacrimógenas. La violencia se desató el miércoles durante una nueva jornada de protestas en Caracas, cobrándose otra vida.

Armando Carrizales, de 18 años, falleció al ser impactado en el cuello por un proyectil de origen desconocido, según autoridades de salud, durante una batalla campal entre manifestantes y efectivos de seguridad en Las Mercedes, en el este de la ciudad.

Su deceso elevó a 32 la cifra de víctimas fatales en un mes de protestas en Venezuela, en las cuales los manifestantes exigen elecciones generales para sacar del poder al presidente Nicolás Maduro.

Los disturbios de este miércoles, con feroces choques en horas de la tarde, comenzaron después de que militares y policías bloquearan el paso a una marcha de miles de personas en la estratégica autopista Francisco Fajardo.

Vociferando contra el gobierno y los uniformados, a quienes llamaban “asesinos” y “malditos”, los manifestantes respondieron con piedras, pero terminaron replegándose ante el avance de vehículos blindados que disparaban ráfagas de bombas lacrimógenas y chorros de agua a presión.

La movilización pretendía llegar a la sede del Parlamento, en el centro, para rechazar la convocatoria de Maduro a una Asamblea Constituyente, que la oposición denuncia como un “golpe de Estado” para eludir cualquier elección.

– El caos –

“¡Resistencia! ¡Hacia adelante, no joda!”, gritaba una joven encapuchada en la autopista, mientras compañeros montaban barricadas con enormes tubos de cemento y bloques que sacaron de una obra en construcción.

Pero no lograron evitar que la vía fuese despejada y acabaron retrocediendo hacia Las Mercedes y Altamira, donde estalló la violencia.

El caos se apoderó del acomodado Altamira, donde volaron piedras y cócteles molotov ante las bombas lacrimógenas de la Guardia Nacional, que formaban una densa nube entre barricadas de basura y árboles derribados.

Allí se produjeron las escenas más dramáticas: un joven se prendió fuego al explotar el tanque de una motocicleta militar que había incendiado junto con varios encapuchados.

Corrió desesperado pidiendo auxilio y se tiró al asfalto, mientas otras personas le rociaban agua embotellada. El joven fue retirado por paramédicos.

La moto había sido capturada por los manifestantes como trofeo tras una situación confusa, en la que una tanqueta militar arrolló a un grupo de manifestantes y le pasó por encima a uno de ellos, auxiliado inmediatamente por sus compañeros. Inmóvil, con los ojos abiertos, fue evacuado del lugar.

Las autoridades no han informado sobre el estado de ambos muchachos.

La concentración fue disuelta luego de casi tres horas de refriegas, cuando efectivos militares en moto avanzaron a alta velocidad hacia los manifestantes mientras disparaban bombas lacrimógenas. La multitud huyó despavorida.

– Cientos de heridos –

Los hechos dejaron unos 300 heridos, según autoridades municipales.

Los primeros lesionados se registraron en la autopista Francisco Fajardo, donde varios resultaron afectados por los gases y fueron sacados en hombros. Un hombre sangraba en la cabeza.

El vicepresidente del Legislativo, Freddy Guevara, denunció que fue impactado en un pie por una bomba lacrimógena y su colega Julio Montoya aseguró haber sido golpeado por otra en la espalda.

Si bien la marcha reunió a miles, la convocatoria de este miércoles fue menor a la de otras movilizaciones del último mes.

Mientras se desarrollaban los disturbios, Maduro entregaba en la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) el decreto con el que convoca a la Constituyente.Frente a miles de seguidores que se concentraron en el lugar, el gobernante dijo que tomó la decisión porque sus adversarios escogieron el camino de la “insurgencia armada”.Maduro acabó el acto bailando, al tiempo que en el este de la ciudad reinaba el caos.

Deje un comentario

%d bloggers like this: