Crimen, ingobernabilidad y terrorismo, prioridades de EEUU en Latinoamérica

El secretario de Estado, Rex Tillerson, expuso este miércoles las orientaciones del nuevo gobierno estadounidense en América Latina, expresando preocupación por el crimen organizado en México, la crisis en Venezuela y las redes sudamericanas de terroristas.

“En particular, estamos invirtiendo mucho esfuerzo en México debido a los problemas de migración y el crimen organizado”, dijo Tillerson en un discurso ante miles de empleados del Departamento de Estado, una extraña acción para el discreto jefe de la diplomacia estadounidense.

El ex capitán de la petrolera ExxonMobil ofreció durante 40 minutos en términos muy generales las orientaciones de la política exterior de Donald Trump, el presidente que propuso reducir una cuarta parte del presupuesto del Departamento de Estado.

Tillerson se refirió a la crisis más apremiante del momento, Corea del Norte, y los roces con Rusia, pero ofreció también una visión general sobre América Latina.

Para el alto funcionario, las relaciones de Washington con México y Canadá, en una constante montaña rusa por las amenazas de Donald Trump de romper el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), “no son tan accidentadas como a veces parece, y creo que, de hecho, son bastante buenas”.

En relación con el vecino del sur, anunció un encuentro el 18 de mayo en Washington con “miembros de alto rango” del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto para discutir maneras de “desintegrar” las bandas del crimen organizado.

“No solo son una amenaza para nosotros y para la estabilidad de México, y la lacra de las drogas que fluyen a este país, sino que también forman parte de las redes integradas de financiamiento del terrorismo”, señaló el diplomático.

Esas “redes terroristas” también están surgiendo en Sudamérica, indicó, apuntando que “tienen nuestra atención”.

Tillerson también colocó su mirada en la grave crisis política en Venezuela, denunciando una “verdadera tragedia” en el país petrolero tras más de un mes de protestas antigubernamentales que dejan 32 muertos.

Insistió en que Estados Unidos espera trabajar con otros países -no mencionó que fueran de América Latina, pero sí europeos- para poder “ganar algo de fuerza” en Venezuela.

El Departamento de Estado y su secretario se han mantenido prácticamente invisibles, mientras el presidente Donald Trump y sus asesores monopolizan la política exterior estadounidense.

Tillerson, excapitán de la petrolera ExxonMobil, se ha mantenido prácticamente en silencio, pero este miércoles finalmente dio algunas pautas de su visión del mundo.

En América del Sur “tenemos muchas oportunidades y algunos desafíos”, dijo.

“Lo que queremos hacer es dar un paso atrás y desarrollar una estrategia para el hemisferio occidental que piense en Sudamérica en su totalidad y en su relación con Centroamérica, Cuba y también el Caribe”, apuntó.

%d bloggers like this: